3. DE 21 A 28

Tu sueño es de mala calidad

Está claro que tienes dificultades para dormir y eso puede restarte salud. Tienes insomnio si te identificas con alguna de estas situaciones: 1. te cuesta conciliar el sueño, tardas en dormirte más de media hora; 2. te duermes rápido pero te despiertas muchas veces de madrugada o cuando te despiertas pasa mucho tiempo hasta que te vuelves a dormir; 3. concilias bien el sueño pero te despiertas muy pronto de madrugada y ya no puedes volver a dormirte. Debes revisar tus hábitos ya que el estrés, llevarte trabajo a casa, mirar el móvil o el ordenador hasta tarde, las cenas copiosas o una habitación mal acondicionada pueden dificultar tu descanso. También hay que tener en cuenta que el insomnio puede deberse a un problema de tiroides, apnea, síndrome de piernas inquietas, acidez... Un especialista puede ayudarte a detectar el origen, ya que esta será la clave para solucionarlo.